¿BUSCAS ALGO EN PARTICULAR?

Ingresa las palabras claves de lo que necesitas

Construcción de colecho para bebé

18 Abril, 2017

En poco tiempo nacerá mi primer hijo y estamos haciendo los últimos arreglos antes del nacimiento. Dentro de las cosas […]

En poco tiempo nacerá mi primer hijo y estamos haciendo los últimos arreglos antes del nacimiento. Dentro de las cosas necesarias, comenzamos a cotizar los famosos “Colechos“, esas mini-cunas que se ubican al costado de la cama de los padres. Revisando son bastante caros y tomé la decisión de construir uno yo mismo para abaratar costos y tener un diseño personalizado.

Después de revisar varias referencias en Pinterest elegí un par que me gustaban e hice un boceto del diseño que tendrá nuestro colecho. Es muy importante pasar la idea a papel, anotar las medidas de las partes y tener bien pensado el ensamblaje.

Teniendo esto listo me dirigí a Sodimac a comprar los materiales. Como ya tengo las herramientas necesarias (sierra circular, lijadora, martillo) sólo tuve que comprar los siguientes materiales:

  • 4 palos de pino cepillado de 2×1″ y de 3.2 m. de largo
  • 2 palos de pino cepillado de 2×5″ y de 3.2 m. de largo
  • 2 bolsas de 20 tarugos de madera
  • 1 botella de cola fría profesional (de secado rápido)
  • lijas gruesas para redondear los bordes
  • un par de lijas al agua para dar un acabado suave luego de pintar
  • 1/4 de galón de óleo blanco
  • 1/4 de galón de esmalte al agua blanco

Ninguna marca me paga por publicidad, pero indicaré de aquí en adelante la marca de los implementos o herramientas que utilice para poder guiar en el momento de adquirir una.

Corte cada uno de los palos necesarios utilizando una sierra circular inalámbrica de marca Makita y con una lijadora Black & Decker redondee los bordes de los palos que luego me costaría el acceso con la lijadora.

Una vez lista esta etapa, perforé los agujeros para los tarugos de madera, encolé los agujeros y puse los tarugos, me ayude de un martillo para que entraran complemente.

Cabe mencionar que nunca antes había construido un mueble utilizando exclusivamente tarugos de madera para unir las partes, siempre había utilizado tornillos o clavos.

Luego venía el momento de la verdad: ensamblar las partes y corroborar que todo esté bien y que no me había faltado ninguna parte.  Para todas las partes pequeñas pude hacerlo solo.

Pero para la fase final, donde debía unir ambas caras del colecho, necesité ayuda de mi amigo Juan Venegas, para hacer calzar todos los tarugos con los hoyos de su contraparte. Luego de unos minutos de prueba y error todo calzó correctamente.

Ya tenía la parte más complicada lista, al menos eso creí en ese momento. Al otro día rellené las imperfecciones con pasta de retape y procedí a lijar todo nuevamente.

El día posterior tocó darle la primera mano de pintura con el óleo blanco. Lo dejé secar unas horas (hacía calor ese día, así que se secó rápido) y le pasé una lija al agua para emparejar.

El día final, junto a una cerveza y un poco de música country, procedí a aplicar la segunda mano de pintura con el esmalte al agua, dejé secar y para asegurarme un buen acabado dí una mano final de pintura con el esmalte al agua nuevamente.

Finalmente lijé con una lija al agua muy delgada para suavizar.

¡Nuestro colecho estaba listo! pusimos el colchón a la medida que encargamos unos días antes y lo ubicamos en la futura pieza del bebé mientras terminamos el resto de preparativos.

 

Como resultado, gasté al rededor de $27.000 chilenos y 5 días de trabajo para tener el colecho terminado. Además de lograr un trabajo personalizado, con mucho cariño y esfuerzo, también me ahorré harto dinero pensando en que los colechos valen de $100.000 hacia arriba.

Si te gustó y fue de utilidad esta idea comparte este artículo en tus redes sociales y así nos ayudas a generar más contenido de valor como este.
¡Desde ya, muchas gracias por el apoyo!